jueves, 8 de abril de 2010

Enfermedades hipocinéticas


Los avances tecnológicos actuales han reducido las exigencias físicas de nuestras actividades cotidianas y laborales de manera considerable. Muchas de las actividades que antes requerían una hora de actividad física pueden lograrse ahora con tan solo apretar un botón. En consecuencia, la gente dispone de más tiempo libre, sin embargo, la mayoria de estas actividades de ocio son sedentarias.

La inactividad física de la población occidental ha conducido a un aumento del número de enfermedades hipocinéticas, es decir, enfermedades motivadas por la falta de movimiento. Así las personas que no realizan actividad física tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades hipocinéticas tales como hipertensión, enfermedades coronarias, hiperlipidemia, obesidad y trastornos musculoesqueléticos.

Por todo ello, ¡hay que moverse!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las mejores formas de evitar las enfermedades hipocinéticas es practicar el senderismo.
El senderismo es un deporte de aventura y resistencia física que consiste en disfrutar de la naturaleza y del aire libre en caminatas a través de una ruta pre-establecida por un día o más. Hacer deporte y disfrutar, ¿qué más se puede pedir?

HLO dijo...

Y el mucho jalar. Comer menos es más ecológico: se produce menos basura, menos residuos tóxicos...Y según los últimos estudios, la dieta hipocalórica ¡alarga la vida!

O sea que, menos donuts, ¡y moverse lo justo!

Toni Pozo dijo...

Pues sí, no debemos abusar del jalar.
Los pilares sobre los que sustenta la salud y la calidad de vida son tres:
- la actividad física
- la correcta alimentación
- y el descanso