miércoles, 19 de enero de 2011

Los deportes individuales: concepto y clasificación


  Son aquellos deportes en los que el practicante se encuentra “sólo” en un espacio, en el que debe superarse a sí mismo con relación a un tiempo, una distancia o unas ejecuciones técnicas que pueden ser comparadas con otros, que también las ejecutan en igualdad de condiciones.
Según la clasificación de Parlebás (1986), se encuentran englobados en las llamadas situaciones psicomotrices, que son aquellas en las que el sujeto actúa en solitario. Existen cuatro tipos de deportes individuales:
- Deportes en los que no existe ni compañero, ni adversario ni incertidumbre en el medio, como ocurre en el salto de altura o el lanzamiento de peso.
- Deportes en los que no existe compañero ni adversario, pero sí incertidumbre en el espacio de acción, por ejemplo en la escalada en solitario, el esquí o una contrarreloj individual.
Siendo estas dos categorías las estrictamente psicomotrices, actuación en solitario, sin intervención directa de un adversario. En las dos siguientes, aparecen adversarios que comparten el espacio de acción simultáneamente (por lo que se podrían considerar socio-motrices).
- Deportes en los que la incertidumbre está en los adversarios y el espacio, como ocurre en las carreras de cross, el esquí de fondo...
- Deportes en los que la incertidumbre está en los adversarios como ocurre en los 1500 m o la maratón.

En los deportes individuales es habitual que el deportista emplee, además de su cuerpo, un complemento de características tipificadas que se sitúa en el centro del desarrollo de la actividad, y que hay que lanzar, saltar, manipular o desplazarse con él, con unas determinadas condiciones (andando, corriendo, nadando o con un medio mecánico o animal).