jueves, 7 de febrero de 2013

La metionina, el aminoácido de la longevidad

La metionina, es un aminoácido esencial -no lo puede sintetizar el organismo- que forma parte de las proteínas presentes en la carnepescado, productos lácteos y huevos. Las personas vegetarianas la pueden conseguir de las nueces, la soja, el germen de trigo, semillas de sésamo,almendraslentejas y garbanzos, y que tiene un papel fundamental en el disfrute de una vida más larga y más saludable. 
Un trabajo, dirigido por Matthew Piper -del Instituto de Envejecimiento Saludable del University College de Londres-, constató que la manipulación de los niveles de la metionina en la dieta pueden alargar la vida.   La metionina es uno de los principales elementos de consolidación de las proteínas implicadas en la formación de células y tejidos, y los estudios realizados con moscas de la fruta han demostrado que es decisiva en la longevidad. Las pruebas realizadas en especies tan distintas como las moscas o los chimpancés han demostrado en los últimos años que reducir la ingesta de comida es bueno para la salud y aumenta la esperanza la vida. La novedad de esta investigación es que la metionina tiene unas cualidades especiales y que utilizarla en una dieta baja en calorías potencia la fertilidad sin reducir la longevidad, mientras que reducir sus niveles en una dieta hipercalórica prolonga la esperanza de vida. Pese a las evidentes diferencias entre las moscas de la fruta y los seres humanos, los investigadores manifestaron que es muy probable que esta relación sea extensiva a las personas. Piper indicó que en el pasado "tendíamos a pensar que lo importante en nuestra dieta era la cantidad de proteínas" y lo que se demuestra ahora es que "el equilibrio de aminoácidos en la dieta puede afectar a la salud en las últimas etapas de la vida". "Si este es el caso en los seres humanos -añadió Piper-, lo más importante será el tipo de proteína que se consuma. No es tan simple como decir 'hay que comer menos nueces' o 'hay que comer más nueces' para vivir más; se trata de conseguir el equilibro proteínico correcto, un factor particularmente importante en las dietas hipercalóricas". 

1 comentario:

Toni Pozo dijo...

Me gusta este estudio porque rompe el dilema de las alimentos buenos o malos, por ejemplo, las nueces. Todo depende, y en general lo que todos sabemos, hay que comer de todo (variabilidad en la dieta) y en las cantidades adecuadas (equilibrio calórico) en función de nuestra actividad.