miércoles, 6 de abril de 2011

Clasificación de las lesiones deportivas


Existen numerosas clasificaciones de las lesiones, una de las más extendidas y común en el ámbito deportivo es aquella que diferencia entre:
  - lesiones accidentales, fruto de la inexperiencia o la casualidad, caso de los resbalones, tropezones, choques, caídas...
  - lesiones típicas, ligadas a la propia técnica deportiva, caso de la rotura de ligamentos cruzados en esquiadores, la osteopatía dinámica del pubis en futbolistas, etc.
 Otro sistema muy empleado de clasificación médica de las lesiones establece dos categorías principales (Pfeiffer & Mangus, 2000):
  - Lesiones agudas, se definen como aquellas caracterizadas por un inicio repentino, como resultado de un hecho traumático. Seguidos inmediatamente al hecho traumático se asocian un conjunto de signos y síntomas tales como el dolor, hinchazón y pérdida de la capacidad funcional.
  - Lesiones crónicas, se definen como aquellas caracterizadas por un inicio lento e insidioso, que implica un aumento gradual del daño estructural. Estas lesiones, a diferencia de las agudas, no dependen de un único episodio traumático, sino que se desarrollan progresivamente. En muchos casos, son propias de deportes que requieren movimientos repetitivos y continuos. En consecuencia, tales lesiones se llaman a menudo lesiones por sobrecarga y presuponen que el deportista ha hecho, sencillamente, demasiadas repeticiones de una actividad dada.